Yo era un cero en informática

Recuerdo el día que me decidí a abrir mi blog:

  • iba directa a abrir una cuenta en WordPress,
  • poner una plantilla bonita, y
  • comenzar a escribir artículos sin parar

Se lo conté a mi marido, que es informático, y me dijo que le parecía una idea fabulosa.

Abrí mi cuenta en WordPress y me decidí a poner aquello en marcha. A los 5 minutos estaba llorando delante de la pantalla del ordenador porque no sabía cómo hacer absolutamente NADA:

  • ¿Cómo se metía un enlace al pinchar en una imagen?
  • ¿Cómo cambiaba la portada del blog?
  • ¿Qué era eso de los widgets?
  • ¿Qué eran los plugins esos que hacen cosas?
  • ¿Cómo cargo un plugin?

En mi más profunda desesperación, se me ocurrió acudir a quien yo confiaba que me ayudaría, haría todo eso que yo no sabía, y me salvaría: #miinformáticofriki .

Desesperada, me dirijí a mi marido y estas fueron sus palabras:

Cariño, no voy a ayudarte a hacer eso que me pides. Yo soy informático, mi especialidad es otra, no lo que tú me pides. Tú puedes aprender todo lo que necesitas. Si te lo hago yo, cuando tengas un mínimo problema en la web no sabrás resolverlo y dependerás de otros”.

Confieso que en aquel momento me enfadé muchísimo con él y me sentía frustradísima. ¿Cómo iba yo a aprender todo aquel rollo informático si me venía justo entrar en Facebook y enviar correos electrónicos adjuntando archivos?

Hoy en día nos reímos recordando ese día, pero entonces sentí que me había dado el primer batacazo en mi negocio online.

Puede que pienses: Mayte, haber contratado a alguien para que te montara la web. Te recuerdo que mi presupuesto era tremendamente escaso y debía seleccionar minuciosamente en qué invertir y cuánto. En resumidas cuentas: no tenía dinero para eso.

¿Qué haces cuando no tienes dinero? Inviertes tiempo.

Pasé muchas horas:

  • viendo tutoriales en YouTube,
  • leyendo posts,

interrumpida por las llamadas de mis hijas, y tecleando con la mano izquierda mientras daba teta y dormía a mi hijo, conseguí poner en marcha el blog y publicar mi primer post.

Yo, que estaba convencida de que era una tecnolerda, resultó que cuantas más horas pasaba aprendiendo el funcionamiento de todas las herramientas informáticas a las que me enfrentaba, cada vez me gustaba más.

Después de la plataforma para crear la web, llegaron:

  • el autorrespondedor
  • las aplicaciones web para diseño gráfico
  • las aplicaciones web para la programación de publicaciones
  • la configuración y utilización de plugins
  • y o que me echen …..

Desde aquí doy encarecidamente las gracias a mi querido #informáticofriki por confiar en mis capacidades de aprendizaje, mi perseverancia y mi constancia.

Si yo fui capaz de aprender todo esto mientras estaba:

  • puérpera
  • con constantes interrupciones de un bebé y dos niñas pequeñas
  • con mínimos conocimientos informáticos previos
  • con presupuesto económico cero

Tú también puedes aprender.

WhatsApp Envíame un WhatsApp

Los 3 primeros pasos
para ser emprendedora online

Deja tus datos y accede
ahora mismo a la clase totalmente gratis.