Cómo crear una web que te ayude a vender

Si no estás en Internet, no existes. Llevas escuchando esta frase desde hace años. Y ahora más que nunca, la crisis sanitaria que hemos vivido lo ha hecho más evidente. 

Es una realidad que ha venido para quedarse. 

Porque el primer paso que dan la mayoría de usuarios cuando necesitan información es buscar en internet. 

¿Que te acabas de trasladar y necesitas una peluquería? Buscas en internet.

¿Qué quieres saber por qué te ha salido una bolita blanca en el pecho? Buscas en internet.

¿Que necesitas saber qué ejercicios van bien para tu espalda? Buscas en internet. 

¿Que quieres saber cómo solucionar….? Buscas en internet. 

Sin embargo, grandes empresas como por ejemplo Primark, han tenido pérdidas considerables por no tener una web preparada para la venta online.  

Parece ser que, algo que se llevaba prediciendo desde hacía años, no era tan evidente para empresas y negocios. Porque, en el fondo, creemos que nuestra sociedad es inmutable y todo queda igual. 

Grave error. 

Adaptación a contrarreloj.

En vista de lo ocurrido en estos últimos meses, se ha acelerado la adaptación al mundo online para sobrevivir y evitar una crisis económica. De hecho, en el caso de alguna de nuestras clientas con negocios presenciales, hemos visto como la parte online ha compensado con creces los ingresos que les proporcionaba el espacio físico que se habían visto obligadas a cerrar. 

Y es que sobrevive quien es capaz de adaptarse al cambio. Y cuando antes lo haga, mejor. 

Pero esto nos lleva a contemplar otra realidad: el incremento de negocios que han dado el salto al mundo online y, por consiguiente, el aumento de la competencia en la red. 

Así que, si quieres adaptarte a esta nueva era, ya no solo es necesario crear un web para dar a conocer tus productos y servicios. Ahora también es necesario que tu web sepa transmitir el valor de lo que ofreces y que te permita destacar de la competencia. 

¿Qué debe tener una web para que resulte atractiva y te ayude a vender?

En resumen, un web debe ser el reflejo de tu negocio. Pero no puede ser solo un espacio en el que mostrar lo que ofreces a tus clientes. Resulta imprescindible que contemple estos 3 puntos. 

  • Una estructura con los objetivos de tu negocios definidos y visibles. 
  • Unos textos persuasivos que transmitan un mensaje fácil de entender.
  • Un diseño atractivo que resulte amigable para el consumo. 

La estructura ideal de una web. 

Una web puede ser desde una simple página con un formulario de contacto a una gran y compleja estructura. Pero lo idea es que contenga, como mínimo, las siguientes partes.

  1. Home o página principal: es el lugar en el que muestras tu propuesta única de valor. Es decir, qué ofreces en tu web, cómo ayudas a tus clientes y cómo te diferencias de la competencia. 
  1. Sobre mí: la página en la que muestras tu misión y puedes humanizar tu marca hablando de la persona o equipo que hay detrás de tu negocio.
  1. Página de servicios: el espacio en el que explicas de qué forma ayudas a tus clientes y cuáles son los principales beneficios que obtienen con tus productos y servicios
  1. Página de contacto: como indica el nombre, es el espacio en el que el usuario puede ponerse en contacto contigo para contratar tus servicios, resolver dudas o incidencias. 
  1. Blog: pese a que no es estrictamente imprescindible, el blog sigue siendo una herramientas fundamental para mostrar tus conocimientos y posicionarte como experta. 

Unos textos pensados para vender. 

El copywriting es la técnica que convierte un simple escrito en un mensaje enfocado a la venta. Porque esa es tu misión, conseguir conversiones. Así que cada palabra, frase o fragmento de tu web, debe ayudarte a cumplir tu misión con unos textos en los que:

  1. El cliente siempre es el protagonista
  2. La lectura resulta sencilla sin dejar de mostrar profesionalidad.  
  3. Evitar hacer perder el tiempo a los lectores.  
  4. El usuario se siente identificado
  5. Dejen claro al lector qué debe hacer después de leer. 

Diseño amigable

La mente humana no está dispuesta a invertir energía ni tiempo en moverse por un laberinto visual que le resulte desagradable. Por eso, cuando te toque diseñar tu web sigue los siguientes tips: 

  1. Crea un menú de navegación sencillo e intuitivo. 
  2. Usa siempre tus colores corporativos para crear armonía. 
  3. Juega con la jerarquía visual para remarcar el contenido importante. 
  4. Haz que el texto sea fácil de leer: negritas, viñetas, tamaño, fuente…
  5. Asegúrate de que se ve correctamente desde diferentes dispositivos

Aprende ahora a crear tu propia web con el pack: 

“Crea una web que vende”

durante los días 7, 8 y 9 de julio, puedes acceder a las formaciones: 

* TALLER DISEÑA TU WEB CON ELEMENTOR

+

* CURSO COPYWEB

Pincha en el siguiente enlace para disfrutar de la oferta:

https://mayteflurbe.thrivecart.com/crea-una-web-que-vende/

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat