7 fórmulas de copywriting para captar la atención con tus textos.

Directa, con gancho y sin perder el tiempo pensando cómo plantear tu escritura. Así es como podrás crear todos los textos de tu negocio aplicando las fórmulas de copywriting. 

Y estoy aquí para compartir contigo las 7 formas de captar la atención de tus lectores que mejores resultados me han dado en mi propio negocio. 

¿Quieres descubrirlas?

El copywriting es el arte de la persuasión, y eso requiere tiempo, paciencia y la capacidad de ponerse en la piel de tus lectores para que tus textos resulten relevantes y atractivos. 

Las fórmulas de copywriting te ayudarán a ahorrar tiempo y esfuerzo creando el marco en el que ubicar toda la información que quieres compartir con tus lectores. 

Pero empecemos por el principio, ¿te parece?

Esto es lo que encontrarás en este post:

  1. Qué son las fórmulas de copywriting.
  2. Lo que debes tener en cuenta antes de ponerte a escribir.
  3. Fórmula AIDA.
  4. Fórmula PAS.
  5. Fórmula PASTOR.
  6. Fórmula ADP.
  7. Fórmula 4P.
  8. Fórmula CVB.
  9. Fórmula 4U.
  10. Conclusiones.

1. Qué son las fórmulas de copywriting.

Se trata de esquemas que te ayudan a estructurar un texto y que tienen la misión de persuadir a tus potenciales clientes o lectores. 

Ya sea en publicaciones de redes sociales, boletines, posts para tu blog o anuncios, estos esquemas te permiten escribir con mayor rapidez y agilidad textos atractivos enfocados en generar la confianza necesaria en tus lectores para que terminen convirtiéndose en tus clientes. 

Soy fiel defensora de su uso. Tengo que confesar que aplicar fórmulas de copywriting me salvó de más de un apuro en mis inicios como emprendedora, cuando me bloqueaba cada vez que se apoderaba de mí el síndrome de la hoja en blanco. 

¿Conoces este síndrome? 

Normalmente aparece cuando te sientas a escribir y no sabes de qué hablar. Pero también hablamos de esta “dolencia” de la emprendedora cuando las ideas van de un lado a otro de tu cabeza sin materializarse de forma clara y atractiva en un texto. O sea, que sabes de qué quieres hablar pero no tienes ni idea de cómo hacerlo. 

¿Te ha ocurrido alguna vez? (Deja un comentario y cuéntame tu experiencia).

Es por esta razón que, si estás empezando tu negocio o simplemente te cuesta escribir textos atractivos, te serán de gran utilidad estas 7 fórmulas que voy a compartir contigo en este post. 

Pero antes de pasar a la acción, quiero advertirte que, el arte de la persuasión, no es un proceso mágico que se logra aplicando los ingredientes de una fórmula. 

Si bien las fórmulas de copywriting son una vía que acelera el proceso de creación, es importante no perder de vista que, además de estos esquemas, debes tener en cuenta los principios básicos de la escritura persuasiva. 

2. Lo que debes tener en cuenta antes de ponerte a escribir. 

Hay tres pilares fundamentales que suponen un 70% del éxito de un texto persuasivo y que debes tener en cuenta antes de ponerte a escribir. 

1. Cada texto tiene su propio objetivo. 

Debes tener claro qué quieres lograr con tu escrito: que comenten un post, que se suscriban a un boletín, que respondan a un mail, que compren… 

Una vez tengas definido el objetivo del texto, te será más sencillo concretar el contenido y la forma de presentarlo para que resulte atractivo y cumpla con su finalidad. 

2. Cada texto se dirige a un público específico. 

Seguramente tienes ya creado el perfil del cliente ideal de tu negocio. O incluso habrás diseñado el avatar para cada uno de los productos o servicios que vendes. 

Pero el público al que te diriges en cada uno de los textos debe ser todavía más concreto. 

Definir a la perfección el perfil del lector al que va destinado tu escrito, lo convertirá en una máquina perfecta que lo enganche, le haga leer hasta el final y logres cumplir la misión que has marcado para ese texto en concreto. 

3. Define la situación actual de tu lector. 

Antes de ponerte a escribir, hazte las siguientes preguntas. 

  • ¿Qué piensa y siente el lector antes de leer tu texto? ¿De qué problema quiere liberarse o qué deseo quiere alcanzar? ¿Qué bloqueos tiene? ¿Por qué no logra alcanzar su objetivo?
  • ¿Qué quieres que piense y sienta cuando esté leyendo el texto? ¿Qué debe pensar de sí mismo? ¿Qué preguntas se hace mientras lee?
  • ¿Qué quieres que piense y sienta cuando termine de leer? ¿Qué deseas que haga?  

Aunque ahora mismo te parezcan preguntas que no tienen respuesta, te aseguro que sentarte a reflexionar sobre ellas te ayudarán a estructurar con facilidad tus textos y a crear un mensaje claro y bien definido que resultará mucho más atractivo para tus lectores. 

Una vez tengas escrito el texto usando alguna de las fórmulas que encontrarás en este post (me encantaría saber cuál es la que te ha resultado más interesante, así que te animo a dejar un comentario), es importante dejar reposar el texto uno o dos días. 

Después de este tiempo, solo te faltará revisar cada una de las palabra, frase y párrafo y comprobar que: 

  • El lenguaje que usas es claro y fácil de comprender para tu lector. Si el texto requiere el uso de alguna palabra técnica, asegúrate de explicar su significado y usar, de forma alternativa, expresiones similares. 
  • No hay palabras repetitivas que hagan que el texto sea aburrido y monótono. Ten a mano un diccionario de sinónimos, te sacará de más de un apuro. 
  • Evita el vocabulario poco concreto. Las expresiones demasiado genéricas hacen que sea más difícil para el lector crear imágenes mentales reconocibles que le permitan comprender el texto con precisión. No permitas que tu lector tenga que interpretar lo que quieres transmitir, pues te arriesgas a que no perciba el valor de lo que le ofreces o la importancia de la información que compartes. 
  • Elimina paja. Un texto largo no significa que tenga más relevancia para tu lector. Si puedes ahorrarle esfuerzo te lo agradecerá. Un lector cansado, es un lector que abandona el texto. Y eso es un lujo que no te puedes permitir. 
  • Facilita la lectura. Divide los párrafos demasiado largos,  haz uso de las viñetas siempre que puedas para que la lectura sea más ágil y facilita el escaneo de información con palabras clave en negrita que te ayudarán a captar la atención del lector. 

Y, ahora sí, vamos a ver las 7 fórmulas de copywriting que te ayudarán a crear textos persuasivos, captar la atención de tus lectores y lograr que lean hasta el final. 

3. Fórmula AIDA.

AIDA es la fórmula más conocida y usada en marketing. Y tiene su lógica. 

Se trata de una fórmula sencilla y práctica que se puede aplicar en varios contextos como: el email marketing, publicaciones en redes sociales, textos para carteles (en una versión simplificada, por supuesto), anuncios, guiones de vídeos…

Las cuatro letras de esta fórmula de copy significan: 

A = Atención.

I = Interés

D = Deseo.

A = Acción

En función del texto que quieras crear con esta fórmula, cada una de estas partes será más o menos extensa. Por ejemplo, no es lo mismo aplicarla en el contenido de una infografía que cuando la usas para un mail o para un post de tu blog. 

Vamos a ver, ahora, en qué consisten cada una de las partes que la configuran.

Atención.

El objetivo inicial de un texto es activar la atención del lector, es decir, que se centre en tí y en tu mensaje. 

  • Si escribes un post, esta parte corresponde al título. 
  • Si escribes un anuncio para Facebook, será el titular que escojas para éste o incluso el texto del cartel que uses. 
  • Si preparas el guión para un vídeo, será el mensaje corto, claro e impactante que emitas durante los primeros segundos. 
  • O si la usas para una publicación en tus redes sociales, será la primera frase de ese escrito. 

Es el primer contacto que tiene el lector contigo y debe ser impactante. Por esta razón, el texto debe estar centrado en un punto de dolor o deseo. 

Interés

Una vez captada la atención del lector, tu objetivo es transformar esa atención en curiosidad. 

Ahora ya está pendiente de tu mensaje, pero necesitas lograr que quiera saber más para que se quede a leer (o escuchar) hasta el final. Y una forma de engancharle a tu mensaje es contar una historia. 

Una historia en la que el protagonista sea tu lector para que se sienta identificado.  

La palabra que resume las características de esta parte de la fórmula AIDA es empatía

Tu lector debe percibir que:

  1. Entiendes la situación que está viviendo y cómo se siente.
  2. Sabes los retos a los que se enfrenta.
  3. Has vivido (o conoces de primera mano) los problemas que tiene y sus consecuencias. 

Un recurso que ayuda a generar esta idea de proximidad y confianza son las preguntas de conexión emocional como, por ejemplo: “¿Te ha pasado alguna vez..?” o “¿Has sentido en algún momento que…?” 

Este tipo de preguntas son resortes que incitan al lector a recordar situaciones relacionadas con su problema y lo hacen más consciente y deseoso de querer saber más. 

Deseo

Ahora que tu lector es consciente del problema que tiene, está activa su curiosidad y espera que le digas cómo va a solucionarlo. 

En esta parte del texto es importante mostrar cómo se va a sentir al poner en práctica la solución que le propones. Pese a que se trata de un texto más bien informativo, no debes descuidar la parte emocional. 

Lo más importante ahora es que tu lector perciba que es capaz de solucionar su problema con la información que compartes. Así que, asegúrate de mostrar el contenido de forma clara y práctica. Deja la paja a un lado y céntrate en aquella información que es imprescindible. 

Para cerrar este apartado puedes usar testimonios o hablar de un caso de éxito. 

Acción

Ya le has proporcionado la solución a tu lector. ¿Qué quieres que haga ahora?

¿Quieres que te dé su opinión o que te cuente su experiencia?

¿Quieres que comparta el contenido?

¿Quieres que se suscriba a tu boletín o que compre un producto?

Todo texto tiene su propio objetivo. Si has hecho bien tu trabajo, antes de ponerte a escribir habrás decidido por qué quieres compartir este escrito con tus seguidores y qué es lo que quieres que hagan después de leerlo. 

Pues hazlo. Diles, de forma clara y directa, qué es lo que deseas que hagan después de leerte. 

Las dos formas verbales más habituales de realizar una llamada a la acción son. 

  1. El imperativo. 
  2. La primera persona del singular. 

Usar una u otra dependerá del tipo y el objetivo de texto que estés escribiendo.

Este sería un ejemplo de estructura AIDA aplicada a un boletín de promoción. 

4. Fórmula PAS.

Las letras que forman este acrónimo corresponden a:

P = problema.

A = agitación.

S = solución.

La fórmula PAS se puede aplicar en diferentes tipos de textos, incluso en tus posts para el blog. 

Sin embargo, dadas las características de esta fórmula, personalmente la considero ideal para textos cortos en los que necesitas ir al grano o tienes poco espacio para escribir, como por ejemplo:

  • Carteles con palabras o frases cortas. 
  • Textos para redes sociales. 
  • Boletines. 

Problema

Empezamos el texto describiendo el problema de tu lector. 

Insisto en la importancia de saber a quién te estás dirigiendo cuando escribes un texto para poder conectar con el punto de dolor que tiene. 

Agitación

Después de plantear el problema de tu lector, muéstrale las consecuencias que tiene no resolverlo. 

De esta forma, lo que consigues es que sea más consciente de lo que está viviendo y se active con intensidad el deseo de encontrar y poner en práctica la solución que le vas a ofrecer a continuación.

El uso de verbos te ayudará a lograr que tu lector se vea a sí mismo viviendo el problema que le estás planteando y sus consecuencias. 

Es importante también apelar a las emociones y hablarle a tu lector de lo que más le duele ahora mismo. Pero atención, sin abusar. Un exceso de dramatismo en esta parte del texto puede provocar el rechazo en el lector ya que puede percibir que estás exagerando. 

Para evitar esto, ofrece información creíble que genere confianza, por ejemplo, con datos que pueda comprobar o que sea fácil reconocer en su día a día. 

Solución

Finalmente, presenta la propuesta para solucionar su problema. 

Por ejemplo, si se trata de contenido para un cartel, podría ser una frase contundente para resolver su situación. 

La fórmula PAS se focaliza en una característica del ser humano: su intento constante de huir del dolor, de aquello que le provoca malestar. 

El perfil al que debes dirigirte cuando usas esta fórmula de copy, es el de personas que eluden por sistema enfrentarse a su problema. 

Esta fórmula te permite ser directa, poner el problema ante tu lector y las consecuencias que tiene no solucionarlo. 

Hazle ver que su falta de acción ante lo que le ocurre es el origen de que el problema sea cada vez más grave.

Es cuando le tienes en ese punto, proponle de forma clara y precisa, la solución. 

5. Fórmula PASTOR.

Esta es una de las fórmulas de copywriting más completas en la que contar una historia adquiere un papel crucial.  

Se suele utilizar en textos largos, por ejemplo, una página de ventas. También se usa en textos de venta cuando el tipo de público al que van dirigidos necesita información extensa y gran cantidad de elementos de persuasión. 

Las letras que forman este acrónimo corresponden a:

P = problema.

A = amplificar.

S = story (historia para presentar solución).

T = transformación y testimonio.

O = oferta.

R = respuesta (llamada a la acción) 

Problema.

Plantea la situación que vive ahora mismo tu lector con un mensaje claro y específico. 

Tu objetivo es que se sienta identificado con la información que compartes, así que, en este punto, es muy importante mostrar empatía. 

Amplificar. 

Igual que en la fórmula PAS, habla de las consecuencias que tiene no solucionar el problema de tu lector. 

Háblale de cómo será su futuro si continúa tal y como está ahora mismo sin reaccionar. 

Historia. 

Aquí es el momento en el que debes compartir con tu lector la solución a su problema a través de una historia que muestre su efectividad. 

Puede ser tu propia historia personal, de algún cliente o de una persona cercana y conocida. Lo importante es que lo expliques como si el protagonista fuera tu lector. 

En esta parte del texto, es interesante añadir datos que refuercen tu mensaje y el resultado que le estás prometiendo.

Transformación y testimonio. 

Ahora toca demostrar a tu lector que tú no eres la única persona que ha experimentado la solución que le acabas de exponer. 

Este es el punto en el que mostrarás testimonios reales. Personas que han vivido un proceso de transformación que parte del problema que tiene tu lector y termina con éxito gracias a tu solución. 

Es importante que estos testimonios sean de calidad. Tu lector debe sentirse identificado con la situación inicial que explican esas personas y desear lograr sus objetivos como ellas cuentan que lo han conseguido. 

Oferta.

La oferta es el conjunto de beneficios, características, precio y garantía que incluye la solución que le propones a tu lector. 

Una buena oferta es aquella que consigue transmitir todo el valor de lo que ofreces y que el lector perciba que ese valor es mucho más alto de lo que pides a cambio. 

Llamada a la acción. 

Finalmente está la respuesta que quieres que tenga tu lector, es decir, la compra. 

En esta llamada la acción es importante que las instrucciones sean específicas y claras. No dejes al azar que tu lector sepa qué es lo que tiene que hacer. 

6. Fórmula ADP.

Esta es la fórmula también conocida por Before After Bridge (BAB) que nosotros llamamos ADP.

A = Antes

D = Después

P = Puente

Es una fórmula fantástica para hablar del resultado que ofrece un producto o servicio que vendes. 

Es cierto que es una fórmula que usan los copywriter creativos, puesto que requiere de contenido muy sintetizado e impactante. De hecho, es una fórmula que verás con frecuencia en algunos anuncios publicitarios. 

Pero la idea que transmite esta fórmula se puede aplicar a textos más elaborados para lograr una conexión emocional con el lector muy eficaz ya que permite mostrar con claridad lo que éste necesita hacer para arreglar el problema que tiene o alcanzar ese deseo que tanto anhela. 

Como es una estructura que requiere poco texto, es ideal para: 

  • Anuncios en redes sociales. 
  • El texto promocional de un lead magnet
  • O en un fragmento del cuerpo de un boletín en el que quieres generar gran impacto emocional o presentar una solución. 

Los pasos para aplicar esta fórmula son: 

  1. Describe la situación con el problema que vive ahora mismo tu cliente. 
  2. Muestra cómo vive esa misma situación una persona que ha logrado solucionar el problema. 
  3. Explica qué ha hecho esa persona para eliminar el problema o alcanzar su deseo, es decir, la solución que tú ofreces.

Un ejemplo de ésta fórmula sería: 

¿Las dietas te hacen pasar hambre? (Antes)

Imagina que puedes perder peso disfrutando de comida deliciosa y en las cantidades que tú quieras. (Después)

Esta dieta existe y puedes encontrarla aquí.  (Puente)

Es una fórmula muy emotiva que busca que tu lector recree una imagen mental en la que sienta la experiencia de vivir sin ese problema que tiene. 

Se juega la curiosidad y la necesidad de saber del ser humano de encontrar una respuesta. Para lograr este efecto, es importante encontrar las palabras precisas que den justo en los puntos de dolor y deseo de tu cliente potencial para el producto o servicio concreto que quieres vender. 

La solución se da al final para que tenga un mayor impacto en el lector después de activar su deseo. 

7. Fórmula 4P.

Las siglas de esta fórmula provienen del inglés y significan:

Picture (Imagen)

Promise (Promesa)

Proof (Prueba)

Push (Empuje)

Esta fórmula se usa en cartas de presentación de productos o cuando tienes que explicar a un cliente en qué consiste un nuevo servicio. También puede usarse en páginas de venta. 

Imagen.

Empieza empatizando con tu lector con la descripción de su problema o del deseo que quiere alcanzar. 

Se trata de generar en la mente de tu cliente una imagen clara y definida en la que es el protagonista de la situación que estás mostrando.

Es importante usar sustantivos y adjetivos que faciliten que experimente mentalemente esa imagen. 

Promesa.

Muestra los beneficios que va obtener trabajando contigo o comprando el producto que vendes. 

Es importante que te vea como la solución y que remarques la propuesta de valor que tú ofreces. Es decir, qué te hace a ti o al producto que vendes. 

En definitiva, explica por qué deben comprarte a ti y no a la competencia. 

Prueba.

Demuestra que tu mensaje es creíble. Aquí entran en juego los testimonios. 

Cuando esta fórmula se usa en publicidad, en este apartado se suele usar la imagen de una persona influyente o muy conocida. Aunque tú también puedes usar este recurso. 

Empuje. 

Esto no es más que la llamada  a la acción que siempre hay que añadir en los textos pero con un pequeño matiz. 

Si bien ya he comentado que una llamada a la acción se caracteriza por decirle claramente al lector qué es lo que tiene que hacer, en esta fórmula se incluye habitualmente la urgencia y la carencia. De hecho, es por esta razón por las que esta fórmula se cierra con la palabra «push».

8. Fórmula CVB.

Fórmula que puedes usar en textos cortos y directos que se usan para describir el producto o servicio que estás ofreciendo. 

Las siglas de esta fórmula corresponden a: 

C = Características

V = Ventajas.

B =  Beneficios. 

  1. Empezamos la descripción de los atributos o peculiaridades del producto o servicios que estás vendiendo. 
  1. Luego vendrían las ventajas. ¿Por qué esas características que muestras en la primera parte del mensaje son especiales? ¿En qué se distingue tu producto o servicio de otros similares?
  1. Finalmente, cierra el texto con información sobre lo que va a lograr el cliente al consumir ese producto o servicio. 

Esta fórmula también se usa en el bloque de una páginas de venta en el que se describe las características del producto o servicio que vendes.

Un ejemplo de esta fórmula sería el anuncio de un famoso robot aspirador: 

Limpia a diario y sin esfuerzo. 

A diario en casa se acumula pelos de mascotas, migas de suciedad y polvo por  lo que la limpieza puede convertirse en una tarea interminable. 

Por eso el robot X le ofrece un potente sistema de limpieza con sensores inteligentes. (características)

Nuestro robot se desplaza sin problema sin problemas por su hogar adaptándose sin problema para aspirar a fondo los suelos (ventaja) y dejarle a usted más tiempo para lo que es importante. (beneficio)

Aunque esta fórmula corresponde a textos que exponen ideas muy concentradas, es importante no perder de vista la importancia que tiene la historia que hay detrás de la información que compartes. 

En el ejemplo que te he puesto, está claro que la intención del texto es que el cliente potencial se imagine sentado tranquilamente en el sofá mientras el robot hace el trabajo con eficacia y mantiene su casa limpia. 

9. Fórmula 4U.

Puedes usar esta fórmula en los textos de tus redes sociales, en los de promoción de tu lead magnet, en la parte final de un post de tu blog o en un boletín de promoción. 

Las cuatro letras de esta fórmula corresponden a: 

U = Urgente.

U = Único.

U = Útil.

U = Ultraespecífico. 

Para que esta fórmula sea eficaz, es importante que la uses cuando te diriges a un público que es muy consciente del problema que tiene. 

Esto es así porque, lo primero que hace esta fórmula, es crear la necesidad imperiosa de conocer la solución a ese problema, y para ello necesitas que tu lector lo tenga muy presente y activo en su mente. 

Urgencia

Para empezar, necesitas convencer a tu cliente de que lo que vas a contarle solo lo puedes descubrir ahora, en el preciso instante en el que lee tu mensaje. 

Puedes usar diferentes técnicas para generar urgencia: 

  • Carencia de tiempo: “Solo durante 24 horas”. 
  • Carencia de unidades: “Regalo especial para las primeras 5 personas”. 

Único

Si creas urgencia pero luego ofreces lo mismo que tu competencia, pierdes a tu cliente. 

Ahora es el momento de mostrar por qué tu producto o servicios es diferente: un nuevo sistema, unas nuevas características, un formato especial…

Útil

¿De qué le sirve a tu cliente lo que le estás ofreciendo? ¿Cómo va a mejorar su vida?

Explica de forma clara, precisa y con un lenguaje sencillo el beneficio principal de tu producto o servicio.

Ultraespecífico. 

Cierra esta fórmula con un mensaje que concrete cuál es tu propuesta de valor.

10. Conclusión.

Las fórmulas son herramientas usadas por publicistas, redactores y copywriters desde hace décadas y siguen teniendo vigencia en la actualidad. 

De hecho, a muchas personas les sorprende que usar un mismo esquema una y otra vez pueda tener como resultado la creación de diferentes textos atractivos para el lector. 

Entiendo que esta creencia es la que hace que personas que se dedican a escribir, rechacen las fórmulas de copywriting y las consideran “el mal de la escritura creativa”. 

Pero lo cierto es que una fórmula de copywriting bien aplicada es eficaz, puesto que responde a los procesos mentales que realiza el ser humano ante los procesos de persuasión. 

En este post he compartido 7 formas de captar la atención con tus textos. No son las únicas, pero sí las más eficaces para mí y las que más pongo en práctica en mi negocio. 

Algunas son más adecuadas para anuncios, otras dan mejores resultados en posts para el blog. 

Ahora se trata de escoger la que se adaptar mejor al objetivo del texto que te dispones a escribir y que me cuentes:

¿Qué te han parecido estas fórmulas? ¿Las conocías? ¿Qué resultados te han dado? ¿Cuál de ellas te resulta más práctica y sencilla?

Deja un comentario. Estaré encantada de leer y compartir contigo tu opinión. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat