5 recursos que debes evitar para conseguir ser persuasiva

Escribes a diario en tus redes sociales para hablar de forma directa o indirecta de los beneficios del producto o servicio que ofreces a tus seguidores. Necesitas convencer de que tú tienes la solución que están buscando.  

Los textos que escribes son una herramienta eficaz que te ayuda a mostrar y exponer las razones por las que deben comprarte.

Sin embargo, por mucho que escribas para explicarles lo maravilloso que es tu producto o servicio, parece que no termina de funcionar. Es como si no se dieran cuenta de todo lo que conseguirían si te hicieran caso. ¿Te suena?

¿No ven que ese curso que les estás ofreciendo sería la solución a su problema?
¿No se dan cuenta de que tú estás dando algo que tu competencia no ofrece?

Además, tú eres la primera persona que se ha beneficiado de lo que vendes. ¡Conoces los resultados desde el minuto cero! Solo con que empiecen a probarlo, se darán cuenta y verán un progreso. 

Sea lo que sea lo que vendes, estás convencida de que tu producto o servicio puede ayudar 100% a las personas que lo compren. Pero son tus potenciales clientes los que deben estarlo para tomar la decisión de comprar. Así que, ante todo, más que intentar convencer, debes ser persuasiva. 

La persuasión es el arte de exponer tu punto de vista sin que tu interlocutor perciba que le estás obligando a tomar una decisión. Porque en el momento en el que sienta que eso ocurre, probablemente te rechazará. 

Y es que en el arte de la persuasión, hay 5 recursos que deberías evitar a toda costa en tus textos. Te los cuento ahora mismo.

1. Criticar

Qué fácil es ver los errores que cometen las personas. Tan fácil como decirle a tus potenciales clientes lo que están haciendo mal

Es cierto que, en ocasiones, tienes que hablar de la situación que está viviendo tu potencial cliente ahora mismo y eso te lleva a hablar de sus errores. Pero debes ir con cuidado. Una cosa es hablar de su problema y de poner sobre la mesa los intentos fallidos para dar con una solución eficaz, y la otra es dejarlos en evidencia criticando sus actuaciones hasta el momento. 

Si criticas a tus seguidores, lo más probables que es se pongan a la defensiva y no quieran saber de ti.

2. Exigir

Sé que mueres por decirles  a tus lectores «hazme caso porque tengo más experiencia que tú y sé lo que me digo».

Cierto, la experiencia es un grado. Y estoy segura de que te has encontrado en la misma situación que vive tu cliente potencial ahora mismo.

Pero quizás recuerdes a esa persona adulta que, en tu adolescencia o niñez, te dijo: «hazme caso, es por tu propio bien». ¿Lo recuerdas? Me arriesgo a afirmar que no te sentiste muy comprendida, precisamente.

Y si tu cliente potencial no siente que comprendes lo que le ocurre, difícilmente confiará en ti. Recuerda, sin confianza no hay venta.

3. Defender

Que sí, que crees firmemente en tu propuesta. Mal vas si no fuera así. Sin embargo, defender a capa y espada tu producto o servicio no suele muy convincente. 

Porque defender una opción, da pie a pensar que hay otra. Y ésta puede ser la de tu cliente potencial.  

Y querida lectora, aquí podemos entrar en la batalla de ¿quién tiene la razón en qué? 

Así que, si quieres captar la atención y que tu potencial cliente tenga una mente abierta para escuchar tu propuesta, plantea tu discurso desde su perspectiva para conectar con lo que piensa y siente ahora mismo. 

4. Usar la lógica

¿Qué lógica? ¿La tuya o la de tu lector?

La lógica es el último recurso que usa tu cliente potencial cuando escucha tu propuesta. Lo que primero se activa son las emociones que provocan situaciones concretas que está viviendo. 

Tu cliente potencial sólo usará la lógica cuando se sienta tranquilo, seguro y, sobre todo, escuchado y comprendido. Será en ese momento cuando esté preparado y receptivo a tus argumentos.

5. Manipular

Pongo la mano en el fuego a que este recursos es un extra y en ningún momento se te ha pasado por la cabeza usarlo. 

Sin embargo, me parece acertado hablar de manipulación cuando toco el tema de la persuasión porque sé de más de una clienta que ha tenido miedo a parecer una persona manipuladora al intentar vender. 

La diferencia entre la manipulación y la persuasión está en la ética de tus acciones. 

Cuando una persona manipula, lo que intenta es conseguir que la otra persona haga lo que ella quiere, aunque eso implique ir en contra de sus propios intereses. 

Manipular puede ser un recurso útil si lo que buscas es un resultado a corto plazo. Pero si lo que de verdad deseas es construir un negocio estable, te interesa ver un poco más allá. 

Porque cuando alguien descubre que ha sido manipulado, se produce de forma automática un rechazo que ya no tiene marcha atrás. Ni para ese cliente, ni para todas las personas de su entorno a las que pueda influir con su experiencia.  

Estas son algunas de las herramientas que quizás has intentado poner en práctica para intentar ser más persuasiva en tus textos enfocados a la venta. Pero probablemente, ya habrás observado que no suelen dar buenos resultados. Porque son recursos que, más que generar confianza en tus lectores, los alejan de ti.  

Así pues, ¿qué herramientas son las que sí funcionan? ¿Qué hace que tengas un discurso persuasivo que te ayude a tener una conversación con tus lectores para que te escuchen y crean en tus ideas y propuestas?

Pues para empezar, haz todo lo contrario a estos cinco ejemplos que te comento y prueba lo siguiente:

  1. Muestra interés por opciones diferentes a la tuya.
  2. Acepta que la decisión final es de tu cliente, no tiene por qué hacerte caso. Anímale a que escoja por sí mismo. 
  3. humilde
  4. Recuerda que tu potencial cliente solo desea sentirse mejor.
  5. Se una persona con ética. Cuando vendas, hazlo pensando que cómo vas a ayudar a la persona que te compra. 


Y ahora te toca a ti. ¿Qué recursos de escritura persuasiva te ayudan a vender? ¿Qué te gustaría saber sobre el arte de la persuasión en tu negocio?

Deja un comentario en este post, estaré encantada de ayudarte para que aumentes tu habilidad persuasiva y aprendas a escribir convirtiendo lectores en nuevos clientes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat