¿Qué tiene que ver este plato con el marketing digital?

No fue hasta el día siguiente, en el que volví a pasear por el mercadillo, que compré el plato. Lo que me convenció esta vez fue la actitud del vendedor. Aquella vez, en lugar de estar sentado leyendo una revista, estaba haciendo una demostración del uso del plato, mientras explicaba su utilidad y sus características, además de su precio.